Fondo Christophe Bourseiller

La Universidad Politécnica de Altos de Francia (UPHF) recibió en 2019 una donación excepcional de Christophe Bourseiller, consistente en casi 29.000 documentos que han marcado la historia desde 1945. La misión del Servicio de Documentación Común de la Universidad es preservar y promover esta donación y ponerla a disposición del público en general, desde investigadores hasta estudiantes y aficionados ilustrados. El Consejo de Administración de la Universidad, reunido el 4 de julio de 2019, aprobó el acuerdo de donación.

¿Quién es Christophe Bourseiller?

El historiador, escritor y periodista Christophe Bourseiller, que en su día fue actor de cine, no ha dejado de recopilar documentos de archivos, periódicos, revistas y libros relacionados con movimientos que él califica de "fuera de lo común", tanto en lo político como en lo cultural y religioso. Su actividad abarca varios campos, desde la investigación histórica hasta el periodismo. ¡Ha escrito varios libros, entre ellos Les Faux Messies y C'est un complot ! Christophe Bourseiller es también doctor en Historia desde 2019, tras la defensa de su tesis titulada Ombre invaincue: de la destruction du "collaborationnisme" à sa survie dans la France de l'après-guerre (http://www.theses.fr/2019PA01H061).

¿Qué contiene su colección?

La donación de Christophe Bourseiller se compone principalmente de documentos impresos y algunas grabaciones de sonido y vídeo, la mayoría de los cuales se refieren a todas las corrientes y signos extremistas que han surgido desde 1945, de izquierda, de derecha o inclasificables, a nivel internacional, pero principalmente en francés (alrededor del 70% del total de la donación) y en inglés. El donante ha recopilado estos diferentes materiales a través de compras en librerías y libreros de segunda mano, pero también a través de eventos o encuentros con figuras emblemáticas de estas redes y organizaciones.

Los temas más importantes son: 

  • Extremismo político 
  • Masonería
  • Espiritualidades y religiones minoritarias
  • Estados comunistas
  • Los anarquistas y la ultraizquierda.
  • política internacional

El origen del fondo. Entrevista con Christophe Bourseiller

Entrevista realizada por Sébastien Repaire, investigador postdoctoral en la UPHF (laboratorio LARSH), el 19 de octubre de 2020.

Podríamos establecer algunas categorías amplias según la procedencia de sus archivos ?

En primer lugar, están los documentos comprados en las librerías. Empecé en 1969-1970.

Otros documentos fueron recogidos en manifestaciones y reuniones. Hice todas las manifestaciones importantes desde 1973 hasta 1990. Luego me cansé de ir. Pero cuando era profesor en Sciences Po enviaba a mis alumnos allí y me traían los folletos, porque los estudiábamos en clase. Así procedí en mi labor de espigar, que he continuado, ya que sigo, a mi pesar, recogiendo folletos cuando los veo, despegando pegatinas o interesándome por las nuevas siglas que veo aparecer. A veces, el azar también juega un papel importante. Una noche, caí frente a la sede de la Cienciología, las papeleras no habían sido sacadas, y revisé las papeleras de la Cienciología en París  así recuperé muchos documentos internos que habían sido tirados.

Después de eso, están las reuniones. Al haber sido yo mismo activista desde muy joven en dos organizaciones, la Organisation révolutionnaire anarchiste (ORA) y la Gauche marxiste, dos grupúsculos posteriores a Mayo del 68, obviamente tengo muchos documentos de esas organizaciones, incluidos los textos internos. A partir de ahí, conocí a muchos militantes de diferentes grupos, que me pasaron documentos o me dieron sus archivos, viendo que me estaba convirtiendo en archivero y que sería más útil así. Recuperé, por ejemplo, los archivos de un militante belga que fue miembro de las Juventudes Socialistas belgas y luego del Partido Socialista Obrero, que se convertiría en la Liga Comunista Belga. Así que recuperé muchos archivos internos belgas, en flamenco y francés. También había un activista de extrema derecha del movimiento de la Tercera Vía que estaba harto de la política y que me trajo sus archivos, así que recuperé un montón de documentos internos del movimiento de extrema derecha de la Tercera Vía. Cuando trabajé con Robert Barcia, el líder de Lutte ouvrière, también me dio acceso a archivos que pude fotocopiar.

También he viajado mucho a lo largo de mi vida, por lo que hay muchos archivos que provienen de países extranjeros. Hay reuniones con activistas y otras cosas.

Muchos de los documentos son sobre Estados Unidos, ¿de dónde vienen ?

Mucha de ella fue comprada o adquirida en Estados Unidos, donde solía ir con mis padres de pequeño, y luego iba regularmente por mi cuenta. Me interesaba mucho Estados Unidos porque, en términos de signos emergentes, suele ser la incubadora de nuevas ideas. Sigue siendo un hecho hoy en día, cuando ves todos estos nuevos términos, como carga mental, interseccionalidad, etc. Todo viene de Estados Unidos. Todo viene de Estados Unidos.

De la misma manera, los documentos sobre los movimientos religiosos y sectarios americanos fueron adquiridos durante los viajes. Además, en Estados Unidos, es mucho más fácil acceder a los documentos sectarios que en Francia  incluso para una comunidad cerrada, vigilada por guardias armados, siempre hay una caseta donde te explicarán qué es el movimiento, habrá folletos, cosas que eventualmente puedes comprar. Mientras que en Francia, cuando vas a una ZAD, por ejemplo, te miran con extrañeza, y no hay ningún tipo de guardia en la entrada que explique " por qué estamos aquí, qué queremos ". Por otro lado, si vas a Aryan Nations, por ejemplo, el peor movimiento neonazi norteamericano de Idaho, tienes el portal, donde puedes comprar Mein Kampf en inglés y panfletos explicando qué es el nazismo . Puede parecer surrealista, pero en Estados Unidos funciona así.

Otros documentos americanos se podían comprar en Francia. La primera vez en mi vida que fui, en los años 70, a la Librairie française, que estaba en la rue de l'Abbé Grégoire, que era la librería fascista de París, recuerdo que el librero ponía Dixie, la música del sur. Así que allí estaba esa melodía mientras yo espigaba folletos, documentos, periódicos innombrables. La extrema derecha francesa siempre ha tenido esa fascinación por el Sur, por el Ku Klux Klan. Además, tengo un montón de documentos del Ku Klux Klan de los años 90.

Y qué pasa con América Latina ?

Los documentos clandestinos del MIR peruano proceden de opositores peruanos reunidos en París en 1968-1969. Lo mismo ocurre con otros documentos procedentes de latinoamericanos exiliados en París en la misma época. Todavía era un niño, pero ya me interesaban estos temas. París era entonces como un santuario para todos estos activistas y guerrilleros.

París era un lugar donde podía ver y escuchar a la gente.

Además de la donación mencionada anteriormente, ¿qué pasa con los numerosos documentos procedentes de Bélgica ?

Los periódicos belgas de los años 50 y 60 se compraron en Bruselas. Y luego, cuando era muy joven, me gastaba el dinero de bolsillo todas las semanas en las numerosas librerías extremistas e iba mucho a Maspero. Y en Maspero's siempre estaba el periódico belga La Gauche, y como lo compraba todo, también compraba La Gauche. Luego conocí a Ernest Mandel, jefe de la Cuarta Internacional y creador de La Gauche, que me dio otros documentos. Lo conocí aquí en el Zimmer, y nos volvimos a encontrar y cenamos juntos. Siempre ha habido vínculos con Bélgica. En cuanto a la revista belga de extrema derecha Europe Magazine, creo que la encontré en un mercadillo; es la oportunidad de la ganga, en cierto modo...

Cuáles son las principales librerías que solía visitar regularmente ?

¡He ido a tantas librerías ! De 1969 a 1980, estaba la librería La Joie de lire, es decir, Maspero, la librería Gît-le-Cœur, la librería La Commune, la librería Actualités, la librería La Vieille Taupe -la primera era excelente-, la librería Publico, que era la librería de la federación anarquista dirigida por Hellyette Bess, futura miembro de Action directe que me quería mucho (risas). Después de Publico, Hellyette Bess abrió una librería anarquista llamada Jargon libre, en la calle de la Reine-Blanche, en el distrito 13. Vendió o regaló documentos internos para la edificación de los militantes de muchos grupos. También compré allí el boletín de la Federación Anarquista.

También estaba la Brèche -librería de la Liga Comunista-, y la librería de la Organización Comunista Internacionalista de Pierre Lambert, que estaba en la calle del Faubourg Saint-Denis. Estas dos librerías estaban dentro de las sedes de estos movimientos, por lo que había que entrar mostrando la credencial y luego te llevaban a la librería.

Las librerías estaban en la rue du Faubourg Saint-Denis.

Y luego en la extrema derecha había dos librerías muy clandestinas, la Librairie française, rue de l'Abbé Grégoire, así como la librería Grégori, que estaba en la rue du Bac y que era un quiosco con una lista increíble de boletines de extrema derecha en una esquina, con cosas mimeografiadas... ¡Ibas allí fingiendo que comprabas Le Monde !

A partir de los años 80, muchas librerías cerraron. En los años 80, se abrió sobre todo una librería de extrema derecha que tuvo mucha influencia: la librería Ognios, en el número 10 de la rue des Pyramides, en el emplazamiento de la sede del PPF de Jacques Doriot. Eran librerías que funcionaban de forma semiclandestina, con periódicos y libros expuestos, pero también había cajones con pequeños post-it, y sin que el librero lo dijera, había que abrir los cajones, dentro de los cuales había textos antisemitas prohibidos, muy violentos... Los peores estaban en el cajón. La librería La Vieille Taupe también reabrió sus puertas en los años 90, pero para entonces se había convertido en un dispensario negacionista.

¿Ha habido también intercambios directos con los movimientos afectados?

Desde principios de los años 80, escribí mucho a grupos, haciéndome pasar por alguien interesado, pidiendo documentación. Así que recibí mucha documentación a través de este sistema. Por ejemplo, cuando el Viejo Topo comenzó sus actividades de negación del Holocausto, envié una carta y empecé a recibir folletos y periódicos de negación del Holocausto, que no estaban disponibles en las librerías. Lo hice para muchos movimientos de extrema derecha.

Entonces, cuando publiqué mi primer libro, Les Ennemis du système : Enquête sur les mouvements extrémistes en France, en 1989, como el libro tenía cierta notoriedad, entonces me contactaron muchos movimientos extremistas que querían demostrarme que tenían razón, que eran buenos... Y empecé a recibir una cantidad enorme de cosas. Por ejemplo, la Liga Comunista me dio un servicio de todas sus publicaciones, que duró hasta la creación del NPA en 2009. También recibí material de extrema derecha muy interesante, incluyendo boletines neonazis clandestinos, como Le National-Socialiste, que no tienen copyright, en ISBN, sin nada... ¡Me los enviaron anónimamente! Yo estaba encantado, por supuesto, ya que alimentaba mis archivos.

Los documentos sobre monárquicos y extrema derecha están bien representados...

Cuando tenía 16 años, fui a las sedes de muchos movimientos. Fui a la sede de la Nueva Acción Francesa, o a la del Frente Nacional, donde conocí por casualidad a Jean-Marie Le Pen durante la campaña de 1974. Me reía a carcajadas porque sabía muy bien quién era Le Pen. Iba a buscar documentación y tenía un truco cuando era muy joven, decía: "Estoy haciendo una exposición sobre movimientos políticos. Fui a las sedes de todos los partidos extremistas con mi dulce carita . También fui a las sedes de todos los sindicatos. La idea era hacer un archivo, para entender la vida política. Era un poco autista, en mi opinión. Fui sin miedo, sobre todo cuando había una campaña electoral para decir que me interesaba y pedir la documentación.

Después, a partir de los años 80, también me propuse ir todos los años a la Fête des Bleu-blanc-rouge, que es una librería al aire libre, donde todo es gratis. Y al convertirme en periodista, recibí muchos comunicados de prensa, carpetas de prensa que obviamente guardé.

Así que realmente hay muchos archivos sobre el Frente Nacional, e incluso diría que es una mina sobre la historia del Frente Nacional. Lo tengo todo desde 1972. Desde los años 2010 he tenido menos gesto de ir allí, he dejado que las cosas lleguen, pero no tengo tanto sobre la Concentración Nacional, aparte de la corriente Marion Maréchal que me envía sus boletines.

Así que hay muchos archivos sobre el Frente Nacional, e incluso diría que es una mina sobre la historia del Frente Nacional.

Qué pasa con los documentos relacionados con la masonería ?

He participado en la masonería desde 1984, con un paréntesis, y siempre me ha interesado. Por lo tanto, he depositado textos internos, que son muy raros, y además son varios lotes, procedentes de librerías esotéricas, librerías... Librerías esotéricas más bien pequeñas donde se podían encontrar muchos boletines pequeños. También había boletines que recibía o a los que estaba suscrito automáticamente. Ahora bien, tenía la posibilidad de legarlas a las obediencias masónicas, pero si las legaba a la Gran Logia de Francia, ésta no se interesaba por todo lo relativo al Gran Oriente de Francia... Me dije entonces que sería mejor ponerlas a disposición de los investigadores. Además, estos documentos son raros para los investigadores, pero menos para los masones. He incluido en la colección algunos documentos raros, como los relativos a las altas calificaciones, o las hojas de convocatoria que muestran de qué se habla y a quién se invita. Mis archivos no sólo tratan del extremismo, sino que van mucho más allá.

Y qué pasa con los documentos sobre el sionismo, a veces en hebreo

.

Son documentos que compré en Nueva York en librerías de viejo. Los documentos de los años 60 me parecieron muy interesantes porque desarrollan la visión sionista de los orígenes, muy de izquierdas. En estas librerías tenían mucho. Una cosa que me hizo gracia  en Nueva York, muchas librerías estaban en los pisos de los edificios, no se indicaba nada, subías al piso cincuenta del edificio, y había una librería anticuaria !

Además de las donaciones ya mencionadas, ¿han integrado en sus archivos otras colecciones ya establecidas ?

También había un militante del Partido Socialista que había guardado todos sus archivos del instituto y de la universidad, folletos y documentos del PS. Así que integré todo en mis propios archivos.

Entonces, había recibido archivos maoístas muy amplios, los de Jacques Jurquet, el fundador del PCMLF, y otros de Raymond Casas, que había abandonado el PCF por el PCMLF, y que interrumpió bruscamente su carrera militante tras ser amenazado de muerte por el PCF a principios de los años 70. Pero estos archivos sobre el maoísmo han sido legados al Instituto de Historia Social de Ámsterdam.

Por último, ¿por qué eligió la UPHF para su archivo?

Fue la oportunidad de los encuentros. Hace unos años di una conferencia en Valenciennes a un grupo de empresarios sobre los riesgos de la crisis social. Conocí a Denis Wautier, que dirige Valutec, una empresa vinculada a la UPHF, y durante la cena posterior hablé de mis archivos, que ya no sabía dónde guardar. Le pregunté a Denis si tenía una idea, y me sugirió que hablara con la Universidad al respecto. Y hubo una especie de entusiasmo que me hizo decantarme por Valenciennes, a pesar de que no tenía ninguna relación con Valenciennes. Una universidad dinámica, joven y con gente que quiere, ¡eso es lo mejor! La UPHF aceptó entonces hacerse cargo de todo el fondo y me hizo una propuesta maravillosa para crear el Observatorio. Un doble proyecto realmente interesante.